Os Bispos espanhóis querem que a disciplina de Religião contribua para “erradicar” a “desigualdade entre homens e mulheres”

Sugerem que os estudantes aprendam nas aulas de Religião a construir a “sua própria identidade e a respeitar a dos outros” e a “cooperar com a construção de sociedades democráticas”.

Na parte Infantil, a proposta episcopal defende que se possa “descobrir, desenvolver e expressar a identidade pessoal através do conhecimento do seu corpo e desenvolvimento das suas capacidades afetivas e qualidades, mediante a identificação de modelos de pessoas significativas e figuras bíblicas, para que possam adquirir autonomia nas suas atividades quotidianas, bem como hábitos básicos de relação”.

A CEE abriu um processo de participação de consulta sobre esta proposta do currículo de Religião Católica na LOMLOE.

Esta es la propuesta de currículo de la CEE

Los obispos quieren que los jóvenes que estudian Religión conozcan “todas las situaciones de exclusión o pobreza, de violencia o injusticia, de desigualdad entre varones y mujeres, para proponer la erradicación de esos problemas”. Así se puede leer en el borrador de la propuesta de lo que será el nuevo currículo de Religión Católica de las etapas de Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria, exigido por el actual momento educativo a raíz de la promulgación de la LOMLOE.

Con este gesto, la CEE ha abierto el proceso participativo de consulta sobre la propuesta del currículo de Religión Católica en la LOMLOE, que considera a la materia no computable a efectos de media ni de currículo, y no tendrá alternativa, aunque sí se impartirá en horario escolar. La propuesta, por el momento, no incluye Bachillerato, puesto que el Gobierno aún no ha enviado el borrador de esta etapa.

Así, en Infantil, la propuesta episcopal aboga por “descubrir, desarrollar y expresar la identidad personal a través del conocimiento de su cuerpo y el desarrollo de sus capacidades afectivas y cualidades, mediante la identificación de modelos de personas significativas y figuras bíblicas, para adquirir autonomía en sus actividades cotidianas y hábitos básicos de relación”, mientras que, para los alumnos de Primaria, la Iglesia aportará “criterios para el análisis y denuncia de todas las situaciones de marginación o desigualdad entre varones y mujeres”.

Fraternidad universal y sostenibilidad

Por su parte, en la ESO, la asignatura busca la implicación de los jóvenes “en la transformación social y el logro del bien común” y se identifica con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Términos como “fraternidad universal” o “sostenibilidad del planeta” se encuentran entre los objetivos curriculares de la materia, en la que (según la CEE) la Iglesia asume como propias “todas las situaciones de exclusión o pobreza, de violencia o injusticia, de desigualdad entre varones y mujeres y propone la erradicación de esos problemas”.

Al tiempo, sugieren que los estudiantes aprendan en la clase de Religión a construir “su propia identidad y a respetar la de los otros” y a “cooperar a la construcción de sociedades democráticas”.

Del mismo modo, la materia abordará los contenidos básicos del cristianismo y valorar su contribución a la sociedad para disponer de una “síntesis personal que permita dialogar con otras tradiciones religiosas y áreas de conocimiento”, al tiempo que buscará ayudar a los alumnos a “poner en marcha acciones responsables que favorezcan la construcción de un mundo más equitativo e inclusivo.

 

Ir. Sara Gilvaz * Filha de São Paulo * Madrid * Espanha

Diariamente lemos o mundo na procura de sentido para encontrarmos a mensagem religiosa necessária para si. Fazemo-lo num tempo confuso que pretende calar o que temos para dizer. Sem apoios da nomenclatura publicitária, vimos dizer-lhe que precisamos de si porque o nosso trabalho não tendo preço necessita do seu apoio para continuarmos a apostar neste projecto jornalístico.

Deixe uma resposta

*